Siguenos en Facebook siguenos en Twitter Canal de youtube siguenos en Google+
Lunes, 04 Abril 2016 13:25

Elecciones en la UAEM

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

Los que entran a las contiendas por una dirección de escuela o facultad, saben a lo que se enfrentan y aceptan las reglas, muchas veces muy inequitativas para quien no sea el candidato oficial.

La elección de rector y directores de escuelas, facultades y unidades profesionales de la Universidad Autónoma del Estado de México, de acuerdo con la legislación vigente, compete exclusivamente al Consejo Universitario, integrado por el rector en su calidad de presidente; el director, un representante maestro y dos estudiantes  por cada escuela y facultad, así como por los dirigentes de los sindicatos de trabajadores administrativos y del personal académico.

Los consejeros maestros y alumnos son electos por sus pares en una consulta a través del voto abierto directo y secreto, en tanto que el director de cada escuela y facultad se convierte en consejero al momento que toma protesta para ocupar el cargo.

Si la elección de un director de un organismo académico compete al Consejo Universitario, entonces: ¿por qué se llevan a cabo elecciones al interior de las comunidades?

La respuesta es muy simple, porque no se lleva a cabo una elección, sino una auscultación para conocer el sentir de los miembros de cada espacio académico, y en función al resultado de esa auscultación, el Consejo hace la propuesta del candidato que deberá tomar posesión del cargo de director.

Pero puede darse el caso de que un aspirante a director de escuela o facultad que gané la auscultación en los tres sectores, podría no llegar a ocupar el cargo si al Consejo Universitario se le presenta otra propuesta.

¿Entonces la auscultación no cuenta? En estricto sentido no, porque no fue un proceso electoral establecido, sino una consulta que permite conocer sólo la opinión y no se considera como decisión.

En las auscultaciones se han dado casos de empate entre dos aspirantes, y al no ser una elección como tal, no hay un criterio de desempate y la designación del director de una escuela o facultad la hace el Consejo Universitario.

Para el caso de la elección de rector, el mecanismo es muy similar, la legislación les concede a los consejeros maestros y de estudiantes la opción de hacer una consulta entre sus representados para conocer el sentir, lo que no determinará la intención del voto del representante ante el Consejo Universitario.

Es decir, si la comunidad plantea en la consulta que el voto sea de abstención o contrario al candidato que sea de la simpatía de los consejeros, éstos podrán emitir su sufragio en sentido contrario a la opinión que emitan sus representados en la consulta y no estarán violentando  la legislación, porque la auscultación no los obliga a hacer lo que marque el resultado.

Este mecanismo de elección de directores de espacios académicos y rector de la Universidad Autónoma del Estado de México, ha funcionado, salvo algunos brotes de inconformidad que no han tenido eco y tampoco han logrado sumar a las mayorías para ejercer una presión y replantear esta práctica de elección.

Los que entran a las contiendas por una dirección de escuela o facultad, saben a lo que se enfrentan y aceptan las reglas, muchas veces muy inequitativas para quien no sea el candidato oficial, pues de entrada lleva mucha desventaja al enfrentar a toda una estructura puesta al servicio del aspirante que goza de la simpatía del poder.

Estas son las reglas, han funcionado, lo que no significa que sean las mejores, pero le han permitido al rector en turno tener el control y poder de la Universidad, y no dejarle a su sucesor problemas, sino una comunidad sumisa y dominada.

¿Cambiarán las reglas y formas?, por lo pronto no, al menos no en lo que resta de esta administración, ni tampoco en la que sigue, pues el que está es resultado de las reglas vigentes que le heredó su antecesor y que funcionaron y han funcionado en los últimos cinco procesos.

Qué lástima que se hable de universalidad, pluralidad y democracia, y al interior se tengan esos candados que limitan la participación de muchos y sólo los sumisos sean los que lleguen a cargos, ya con compromisos y no con proyectos.

Visto 18404 veces

4 comentarios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.